Flash Mob Piloto: Congelados

Este es el video de nuestro primer flash mob en Bogotá. Se realizó en la Plaza del Rosario el 4 de febrero a la 1:00 p.m. Los participantes no tenían ninguna afiliación política y no se hizo para enviar ningún mensaje en particular. El único propósito era demostrar el poder de convocatoria del Web 2.0 y como se puede utilizar para vincular a la juventud ofreciendo actividades novedosas de expresión cultural.

Estaremos organizando varios flash mobs (sin propósito otro que diversión) y smart mobs (con mensaje políticos universales) en Bogotá en las próximas semanas. Si le interesa participar lo invitamos a unirse a nuestro grupo en Facebook.

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Publicidad Política Ilegal

El Articulo 2.f. de decreto 571 de 2009 expedido en Bogotá para regular la publicidad electoral de las campañas al Senado y a la Cámara de Representantes dice:

Se prohíbe la fijación de afiches, pasacalles y pendones con publicidad política o propaganda electoral, sobre la infraestructura, tales como postes de apoyo a las redes eléctricas y telefónicas, puentes, torres eléctricas y cualquier otra estructura de propiedad del Estado.”

Es inaceptable que un candidato al Congreso de la República, un cargo legislativo, irrespete la ley. ¿Que tipo de renovación será la que tiene en mente para Colombia? Además si desde que hace campaña incumple las normas, ¿como creen que será si llega al Congreso?

El altísimo nivel de corrupción que nos acecha comienza con pequeñas trampas. No podemos ser complacientes al ver que quienes aspiran al poder incumplen las reglas de juego. Si los políticos quieren recuperar la confianza de los colombianos no pueden recurrir a la ilegalidad para hacerse elegir.

Etiquetado , , , , ,

Mente sana en cuerpo sano

Mens sana in corpore sano

La emergencia social declarada por el gobierno es regresiva y ha desatado una polémica nacional sobre el derecho fundamental a la salud. A vísperas de elecciones se ha desatado un importante debate sobre el manejo de salud pública en Colombia.

Considero que ese debate no se debe concentrar sólo en el análisis de como se debe remediar la situación actual. También es necesario librar un debate sobre nuestra concepción de la salud como sociedad para desarrollar una estrategia a largo plazo que evite que se repitan este tipo de situaciones.

Todos los colombianos podemos caer enfermos en cualquier momento. Nuestra  condición es la misma, así que todos deberíamos tener el mismo acceso a la salud. En este tema siempre debe primar el bien común sobre el interés privado. El cliente no puede ser visto como un paciente.

Para ser una sociedad más sana y construir un sistema de salud pública más eficiente, nuestro concepto de la salud pública debe cambiar. La salud no sólo consiste de tratamientos médicos correctivos. En realidad la salud es una condición ideal del ser humano que se cultiva desde la niñez.

Tenemos que reducir el indicio de problemas de salud que requieren de tratamiento médico. El Estado debe crear un ambiente que le permitan a los ciudadanos tener una fisiología sana y una mente balanceada. Aspiremos a alcanzar la meta antigua de desarrollar una mente sana dentro de un cuerpo sano.

Cultivemos el bienestar humano por medio de la educación, el deporte y la salud preventiva. Concentrarnos más la detección temprana de enfermedades por medio de chequeos regulares. Se nos olvido que es mejor prevenir que curar.

Los tratamientos correctivos siempre deben estar disponibles para aquel que caiga enfermo. Pero si pasamos de un modelo enfocado en apagar incendios a uno que los prevenga, tendremos un mejor y más eficiente  servicio de salud.

Por último debemos aprovechar la tecnología y el internet para bajar costos, eliminar trabas burocráticas, reducir la corrupción y prestar un mejor servicio. Cuando hay vidas de por medio, no podemos desaprovechar las oportunidades que nos brinda la era digital. Tampoco podemos permitir ni tolerar que los corruptos saqueen los recursos para la atención médica.

Nota bene:

Respecto a las medidas tomadas por el gobierno, esta bien que el Estado promueva los hábitos saludables y castigue con impuestos aquellos hábitos destructivos que incrementan los costos de salud para todos.

Pero no es aceptable que por cuenta de una enfermedad que nos puede dar a cualquiera un colombiano tenga que acudir a sus ahorros o pensiones quedando prácticamente en la quiebra.

Finalmente, regular un derecho fundamental por medio de decretos, evitando los pesos y contrapesos de nuestra República demuestra una actitud autócrata y lo peligroso que es perpetuar a los gobiernos en el poder.

Etiquetado , , , , , , , , ,

Crecimiento que genere empleo y equidad

Hay 425,000 bogotanos sin empleo.A pesar de haber tenido el segundo mayor crecimiento económico en Sur América en los últimos siete años, no se ha generado empleo para nuestra gente y nuestra nueva riqueza no se ha distribuido equitativamente. Colombia tiene la tasa de desempleo más alta de América Latina (12%) y el mayor índice de desigualdad en la región. Actualmente más de 425,000 bogotanos esta desempleados.

Por eso, en esta década debemos buscar oportunidades de crecimiento económico que generen más bienestar para todos y reduzcan la gran inequidad que existe en nuestro país. No sólo es necesario promover condiciones que fomenten inversión sino que esa inversión se debe dirigir hacia la creación de empleo dentro de industrias en las que seamos o podamos ser competitivos.

Además es necesario liberalizar el mercado laboral, reducir las trabas para los pequeños empresarios y fomentar una cultura emprendimiento.

La masificación del acceso a Internet que propongo generará una gran demanda por los servicios relacionados a la informática y las comunicaciones.  Al incrementar el número de usuarios de Internet, se crearán nuevos mercados que las empresas y las instituciones del Estado podrán suplir, aprovechando las economías de escala para aumentar su oferta de servicios y productos.

Esto conducirá a una gran expansión de las industrias digitales en Colombia que puede y debe ser aprovechada para generar empleo para nuestros jóvenes.

Para hacerlo, debemos incentivar el estudio de carreras técnicas relacionadas con el diseño y desarrollo de contenido digital y con la instalación, programación y mantenimiento de redes informáticas. Además debemos fomentar las industrias creativas que nos permitirán producir y difundir contenido de calidad por medio de la red. Por ultimo, también debemos crear condiciones laborales que incentiven la contratación de técnicos y creativos colombianos. Llegó la hora de implementar políticas de desarrollo económico que generen empleos estables en nuestro país.

Congreso en Linea: democracia en tiempo real

+ tecnologia + democracia

Los colombianos merecemos tener instituciones visibles y un gobierno al que los ciudadanos tengan acceso libre. La tecnología moderna nos brinda la oportunidad, por primera vez en nuestra historia, de tener una democracia realmente accesible, transparente y participativa, y además todo en tiempo real.

El Internet puede restaurar el balance de poder en cuanto a la relación entre los ciudadanos y su gobierno. Es decir, los nuevos medios nos permiten poner a los funcionarios elegidos a cargos públicos en el lugar que les corresponde: al servicio de los ciudadanos.

Todos tenemos derecho a saber cómo se están utilizando nuestros impuestos y nuestros gobernantes, como empleados públicos, tienen el deber de rendirle cuentas a los ciudadanos que los eligen. La tecnología para hacer valer nuestros derechos ya esta inventada. Pero desafortunadamente entre los miembros del Congreso actual aún no existe la voluntad política para que nuestros instituciones sean realmente transparentes. Por eso tenemos que elegir nuevos líderes que entiendan la relación entre el libre flujo de información y el fortalecimiento de la democracia.

Propongo un proyecto de ley que requiera que en las páginas de internet del Congreso de la República se publique de una forma clara y concisa la siguiente información acerca de cada congresista: (i), promesas electorales, (ii), registro de votaciones; (iii), proyectos de ley presentados; (iv), constancia de asistencia a sesiones; (v), gastos atribuidos a su presupuesto por rubro; (vi), informes de gestión y rendición de cuentas trimestrales; (vii), video en tiempo real de cada curul en el Congreso durante sesiones oficiales.

Si proveemos un libre acceso a información sobre la gestión de los funcionarios del Estado y el gasto público, los ciudadanos tendrán más control sobre su gobierno. La ciudadanía tendrá la oportunidad de revisar y criticar la gestión pública de los congresistas. Además por medio de las redes sociales la sociedad civil se podrá organizar y exijir un mejor desempeño y que se entreguen resultados.

Un gobierno en linea es más transparente, ya que todos podemos revisar el ejercicio del poder más de cerca. Todo esto reduce los espacios para el mal gobierno y la corrupción. De ser elegido, me comprometo a suministrar toda esta información voluntariamente al público y a trabajar sin descansar para que lo mencionado anteriormente sea la ley y no la excepción.

Etiquetado , , , , , , , , ,

De la plaza pública a la plaza digital:

Hacia una nueva cultura política más interactiva, accesible y transparente.

Discurso de Gaitán

En la Colombia del Siglo XX la política se hizo en las plazas públicas. Los candidatos organizaban reuniones con líderes comunitarios y convocaban a la gente de las localidades para exponer sus ideas y hacerse conocer por medio de charlas y discursos. Dados los medios de comunicación de la época ese sistema era muy efectivo.

Hoy las comunicaciones han cambiado. En internet existen plataformas interactivas que se pueden aprovechar para enriquecer el ejercicio democrático.

En la política tradicional, la interacción entre el político y los ciudadanos es muy limitada, ya que la comunicación generalmente fluye del político hacia el público y el nivel de participación de los ciudadanos es mínimo. Cuando los políticos conversan con los ciudadanos su propósito principal es obtener apoyo y no se logra tener una interacción significativa. Se acaba el evento, el ciudadano generalmente no vuelve a tener acceso al político. La conversación entre los dos termina.

En el Siglo XXI, la política pasará de la plaza pública a la plaza digital.

El internet nos brinda la oportunidad de crear una nueva cultura política más dinámica, interactiva y accesible para los ciudadanos. Por medio de las redes sociales los políticos pueden difundir sus mensajes a un menor costo y con más efectividad. A la misma vez las herramientas del Web 2.0 permiten una mayor participación ciudadana en el proceso democrático y en el gobierno.

El internet y las redes sociales cambiaron las reglas de juego en la política.

El flujo de la comunicación en internet es más parejo porque las redes sociales democratizan el acceso al micrófono. En sus páginas, los candidatos todavía pueden difundir sus ideas y buscar apoyo por medio de contenido (discursos, escritos, fotos, videos, links, etc.). Pero la gran ventaja de la plaza digital es que los ciudadanos también pueden subirse a la tarima. Cualquier ciudadano puede opinar públicamente sobre las propuestas expuestas y también aportar sus ideas abiertamente subiendo contenido propio.

Esta retroalimentación se presta para una representación más efectiva y enriquece el nivel de debate. Además la interacción y mayor participación en el proceso democrático genera un sentido de pertenencia entre los ciudadanos para con sus instituciones y fortalece la democracia.

El internet también restaura el balance de la relación entre la gente y su gobierno. Los nuevos medios le dan más poder a los ciudadanos y les permiten poner al gobierno en su lugar: a su servicio. Al tener acceso directo al político, los ciudadanos se convierten en monitores y críticos de su gestión de manera que pueden exigir un mejor desempeño, rendición de cuentas y la entrega de resultados. La sociedad civil tiene más herramientas para asociarse y movilizarse. El público en general goza de mayor acceso al ejercicio del poder y lo puede revisar más de cerca. Todo esto reduce los espacios para el mal gobierno y la corrupción.

En un país con tantas necesidades como Colombia, recaudar y gastar miles de millones en campañas con un modelo de comunicación de una vía es hacer un uso poco productivo de los recursos. Los candidatos que participan en el ejercicio electoral de esta forma demuestran tener poca visión, pues desaprovechan oportunidades que enriquecen el ejercicio democrático.

Utilicemos los nuevos medios de comunicación para formar una nueva cultura política más interactiva, participativa y transparente. Los invito a que me sigan en todas las redes sociales. Llegó la hora del cambio.

Etiquetado , , , , , , , ,

¿Miles de millones para campañas políticas? No gracias.

El internet y las redes sociales cambiaron las reglas de juego en la política. Utilicemos el flujo libre de información y herramientas en la red para conectarnos y movilizarnos alrededor de ideas y no de plata.

Con la Resolución 521 de 2009, el Consejo Nacional Electoral aumentó los topes de gastos para las campañas de los candidatos al Senado y a la Cámara en un 50 por ciento relativo a las cantidades autorizadas para las elecciones del 2006.

Esta decisión atropella el espíritu de la Constitución de 1991, que buscó limitar los costos de las campañas para los cargos electorales con el propósito de volver nuestra democracia más participativa y accesible para los ciudadanos.

Una democracia que permite gastos excesivos en las campañas electorales limita la capacidad de sus ciudadanos para participar en la política y marginaliza a los más desfavorecidos del proceso electoral. Cuando las campañas políticas requieren grandes sumas de dinero, es evidente que los más pobres y aquellos sin amigos poderosos o conecciones comerciales no pueden ser parte del ejercicio democrático.

Esto es dañino para la democracia porque restringe el número de participantes en las elecciones y excluye a sectores importantes de la población que merecen tener una voz dentro de nuestro modelo representativo. Al tener menos candidatos se empobrece el nivel de debate, se generan menos propuestas, y se restringe el mercado de información disponible para que los ciudadanos voten de una manera informada.

Es claro que si un candidato debe gastar miles de millones para llegar al poder, le quedará debiendo algo a alguien. Si las cosas continúan así, nuestro Congreso seguirá siendo integrado por políticos de bolsillo que abogan solo por los intereses particulares de quienes los financian. Nuestro país necesita congresistas que luchen por el interés público y que generen capital social para todos, y no que busquen crear capital político para sí mismos devolviendo favores.

Además, en un país como el nuestro, permitir campañas con gastos excesivos le abre la puerta a dineros de dudosa procedencia. Aquellos que viven de la ilegalidad y del narcotráfico son los más interesados en proteger su posición colocando amigos en el poder. Esto debería ser evidente para todos los colombianos considerando que casi un cuarto de nuestro Congreso está investigado o condenado por nexos con los grupos armados narco-terroristas.

Al aumentar los topes de gastos, el CNE parece no entender que el Internet ha cambiado las reglas de juego. Lo mismo se puede decir de todos los candidatos que piensan volarse esos topes, gastando includo más de 2,000 millones de pesos en las campañas al Congreso, como reporta la revista Semana.

Las tecnologías y servicios disponibles en el Web 2.0, como las redes sociales, reducen los costos de hacer política en la medida que le permiten a los candidatos difundir sus ideas e interactuar con los ciudadanos sin grandes inversiones.

Por todas las razones aquí expuestas, he decidido a conciencia librar una campaña innovadora con un presupuesto modesto. Utilizaré el flujo libre de información y herramientas disponibles gratuitamente en la red para vincular al proceso democrático a quienes están desencantados con la política tradicional de clientelismo, corrupción y nexos con los grupos armados. Así, una vez en la Cámara, tendré la independencia política para actuar por el bien común.

Cuando la ley y la cultura permiten que en la política se premie más la plata que las ideas todos perdemos. No olvidemos nunca que con el voto los ciudadanos del común tenemos muchísimo poder. Los invito a que en estas elecciones premiemos las ideas, la innovación y la creatividad. Movilicémonos con los nuevos medios y demostrémole al establecimiento que los colombianos queremos una nueva cultura política. Marquemos un VOTO LIMPIO para integrar un CONGRESO NUEVO.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: